Home » , , , » [Reseña] Batman: Mi principio... y mi probable fin

[Reseña] Batman: Mi principio... y mi probable fin

Escrito por Raúl Peribáñez el miércoles, abril 24, 2013 | miércoles, abril 24, 2013

Guion: Mike W. Barr
Dibujo: Alan Davis
Portada: Alan Davis
Edición española: ECC Ediciones, 2013.
Recopila Detective Comics nº 569-574

A mediados de los años 80 Alan Davis no era ni mucho una estrella del comic, pero desde luego ya era un dibujante notable. Cuando su arte llegó a las páginas de Batman and the Outsiders dio un gran salto en calidad. Probablemente, los guiones de Mike W. Barr eran tan buenos o malos como lo habían sido hasta entonces, pero gracias a los dibujos de Davis las historias parecían mucho mejores. Las escenas de acción eran más vibrantes, los personajes femeninos eran muy sensuales... En particular, su visión de Batman seguía el perfil superheroico tradicional; si acaso, puede que Davis imprimiese en él ese toque cómico tan habitual en el artista. Hay que tener en cuenta que aún no habían llegado los cómics de Frank Miller, así que el Batman de los 80 era un superhéroe corriente y aun cabía el sentido del humor. Es indudable que los episodios de Davis dejaron una gran impresión entre los lectores, así es que cuando tuvo que dejar la serie en el número 36 (estaba sustituyendo a Jim Aparo para que este preparase una nueva serie de los Outsiders), los editores le asignaron un encargo mayor: Detective Comics.

La incorporación de Alan Davis a la serie original de Batman tuvo lugar en el número 569 (diciembre de 1986). Teniendo en cuenta que el último número realizado para los Outsiders data de agosto de 1986, hay un lapso de tiempo que, probablemente, se debe a varias cuestiones: primero, que Doug Moench y Gene Colan terminasen su larga etapa en la colección; y segundo, incluir un cruce con Legends, que por aquel entonces acontecía en el Universo DC. Así pues, el artista tardó unos meses en incorporarse a su nuevo trabajo, pero gracias a esto se libró de dibujar nada del anterior guionista y de un cruce innecesario con el  mencionado evento. Era un buen momento para comenzar una nueva etapa libre de ataduras. Pero si para los editores americanos Davis todavía tenía que demostrar su talento como dibujante, evidentemente aun no podía ni mostrar la faceta de guionista que en el futuro adoptaría. Para ello se recurrió a Mike W. Barr, quien evidentemente sabía manejar a Batman y así se podía recuperar las buenas impresiones que esta pareja había dejado en la anterior serie.

En esta nueva etapa se recuperaba al Batman y Robin (Jason "Jay" Todd) más aventureros y divertidos en todos los sentidos: Robin parecía un diablillo gracioso, los villanos eran "los de siempre" (el Joker, Catwoman, Espantapájaros, Sombrero Loco),  las historias parecían de otros tiempos (bolas de billar gigantes, etc.)... Igual que en tiempos recientes Jeph Loeb hizo Silencio para disfrute de Jim Lee, se podría pensar que los guiones de Mike W. Barr parecían hechos para el lucimiento de Alan Davis. Si no era así, desde luego el dibujante aprovechaba para brillar con luz propia. Y eso que realmente no rompía con nada de lo establecido: mientras que el mencionado dibujante coreano llevaba a los personajes a su terreno, Davis no tuvo que cambiarlos en nada. Era una época en la que los dibujantes no tenían tanto poder de decisión como para agregar elementos por que sí, que todavía era sagrado respetar los diseños de los personajes... Tampoco Barr parecía especialmente pretencioso más allá de cambiar el estado de Catwoman (por aquel entonces, tenía una relación sentimental con Batman), mostrar a Jason Todd como un joven impetuoso (casi por casualidad, un adelanto de lo que terminaría llevando a Una muerte en la familia)... Si acaso, es en el número 574 cuando se lanza al ruedo y hace más tocando los orígenes de Batman en el clásico Mi principio... y mi probable fin, sin duda influida por Año Uno, y que allanaría el terreno para la historia Año Dos. Esta última dejaba a un lado la faceta cómica para intentar seguir la estela de la obra de Frank Miller y David Mazuchelli y ahí es precisamente cuando la etapa se torció. Peor aun: haciendo honor a su fama de persona difícil, Davis discutió con los editores cuando le pidieron que cambiase la pistola que había dibujado para que fuese del mismo modelo que la vista en Año Uno -¿os imagináis a los editores actuales intentando respetar detalles así? Debido a esto, e inglés solo dibujó el primer número, dejando el resto en manos del novel Todd McFarlane. De esta forma se interrumpió una etapa que podía haber dado mucho de sí y se quedó en apenas un acercamiento a algo mayor. 

ECC Ediciones pone ahora a la venta una nueva entrega de Grandes autores de Batman, esta vez dedicada a Alan Davis y recopilando la breve etapa que el dibujante inglés realizó en los años 80 entre los números 569 y 574 de Detective Comics. Cabe señalar que el número 575 también fue dibujado por él, pero dado que es solo el comienzo de una nueva historia (Año Dos, que continuó con Todd McFarlane), se ha omitido. Tampoco se incluye un especial (Círculo mortal) que venía a ser una secuela de esa historia que empezó con Davis. En cualquier caso, ambos relatos fueron editados por Planeta DeAgostini en varios de sus coleccionables, así que es un material que, presumiblemente, sigue estando disponible en el mercado español. No ocurría lo mismo con estos seis cómics que ahora recupera ECC, pues no existía una nueva edición desde los tiempos de Ediciones Zinco (Batman vol. 2 nº 7-12), salvo por algún número que sí fue recuperado (Detective Comics nº 571 en Batman: Arkham nº 4, de Planeta DeAgostini). Es más, en EEUU no se reeditaron hasta finales de 2012 en el libro Legends of the Dark Knight: Alan Davis, por lo que la tardanza en volver a verlos por nuestras tierras está más que justificada. Eso sí, la edición americana incluye esos otros dos cómics y una historia procedente de Batman: Gotham Knights nº 25.

0 comentarios :