Home » , , , , » El poder de Shazam: Del clasicismo a la modernidad

El poder de Shazam: Del clasicismo a la modernidad

Escrito por Raúl Peribáñez el jueves, mayo 23, 2013 | jueves, mayo 23, 2013

Quienes seguís Liga de la Justicia sabéis que a partir del número 7 de esta colección se incluye un complemento titulado ¡Shazam! que cuenta el origen del Capitán Marvel en el Nuevo Universo DC. Se trata de un gran relato que disfrutamos en pequeñas raciones a cargo de Geoff Johns y Gary Frank, el cual está resultando incluso más interesante que la historia principal de cada cuaderno.

Esta revisión del personaje es una auténtica modernización del Capitán Marvel, quien aquí se llama directamente Shazam, en una historia fácilmente adaptable al medio cine y que omite los elementos clásicos y desfasados: la excesiva bondad de Billy Batson, el histriónico Dr. Sivana, la ciudad de Fawcett aparentemente anclada en los años 40... Todos esos tópicos en los cómics del Capitán Marvel, tan del gusto de Jerry Ordway cuando hizo la serie The power of Shazam!, o incluso de otros añoradores del pasado como Roy Thomas, le hacían más mal que bien a un superhéroe que tiene que sobrevivir en el siglo 21.

En un auténtico arranque de valentía, Geoff Johns ha tirado por tierra todo lo que se había construido sobre el personaje, incluso lo que él mismo había hecho en la serie JSA, tal vez la única serie donde realmente el Gran Queso Rojo había vivido cierta evolución. Aunque a muchos nos apena que la actual continuidad reniegue de todos esos cómics que tanto disfrutamos, lo cierto es que había que quitar el polvo que se había acumulado en torno a este personaje.

SHAZAM: ¡EL NUEVO COMIENZO!

Entre 1985 y 1986 se publicó la serie limitada Crisis on infinite earths (Crisis en tierras infinitas), un gigantesco drama cósmico en el que, entre otras cosas, se suprimió el multiverso. Esto supuso el fin de Tierra-S, que es como se denominaba al mundo donde habitaba la Familia Marvel. Sin embargo, este no iba a ser el fin del Capitán Marvel y sus compañeros, ya que serían integrados en el Universo DC corriente y en lo que comúnmente se conoció como la continuidad post-Crisis. Porque aprovechando toda esta coyuntura, la editorial empezó a revisar los orígenes de los personajes, y después de grandes éxitos creativos como el Superman de John Byrne o el Batman de Frank Miller, le iba a tocar el turno al Capitán Marvel.

El trabajo cayó en manos del guionista Roy Thomas y del dibujante Tom Mandrake, quienes en 1987 hicieron la serie limitada Shazam: The beginnig! Cabe señalar, eso sí, que anteriormente ya había aparecido en Legends, si bien allí no se señalaba nada en relación con su origen, como tampoco en Justice League, donde apareció durante los primeros números. Sin embargo, la serie de la Liga sí que sirvió para reafirmar el sutil cambio que Thomas había presentado en su serie limitada: cuando Billy Batson gritaba Shazam y se convertía en el Capitán Marvel, mantenía su mentalidad infantil. Y esto, en manos de los guionistas Keith Giffen y J. M. DeMatteis, era ideal para escribir los divertidos cómics de esa colección. Irónicamente, el propio Thomas no supo sacar excesivo provecho de su idea y en general, esta serie limitada fue un pequeño fiasco. Aun así, esta versión del Capitán se volvió a ver en Action Comics nº 623-626 (1988) y al término de este arco argumental, se anunció una serie regular que, para bien o para mal, nunca se publicaría.

A principios de los años 90 corrió el rumor de que el mismísimo John Byrne podía ocuparse de una serie de este personaje, un poco en la línea humorística que tan buenos resultados había dado en She-Hulk. Pero de nuevo, este proyecto no vio la luz y quedó reducido a un par de dibujos del Capitán Marvel y Mary Marvel. Quién sabe qué podía haber salido de ahí.

¡EL PODER DE SHAZAM!

En 1991 DC Comics había conseguido por fin los derechos de todos los personajes de Fawcett Comics, incluyendo a toda la Familia Marvel. Dado que la serie limitada de 1987 había cosechado bastantes críticas negativas y que la Familia Marvel no había podido ser incluida por cuestiones legales, la editorial decidió ignorar esos cómics y preparar una nueva versión del origen. Hay que señalar que esto no afectaba en nada a las apariciones en Legends y Justice League, las cuales seguían vigentes sin ningún tipo de problema, pero sí a The beginnig, la cual quedaba en el limbo de la continuidad. Esta nueva versión fue asignada a Jerry Ordway, apasionado de estos personajes, y quien se había convertido en un peso pesado en la editorial después de varios trabajos monumentales, entre ellos la acertada adaptación de la película Batman (1989).

El trabajo de Jerry Ordway comenzó con la novela gráfica The power of Shazam! (¡El poder de Shazam!), la cual llamó poderosamente la atención por estar pintada. Respecto a la historia, sin ser ni mucho menos revolucionaria, tenía una característica muy interesante, y es que aunque se situaba en la actualidad, aparentaba hacerlo en los lejanos años 40: Fawcett  City parecía un mundo atrapado en el tiempo, que había llegado hasta nuestros días pero sin evolucionar, y esto se dejaba notar en los modelos de los coches, en las aparatosas radios... La inocencia de los viejos cómics de la Edad de Oro se mantenía en la medida de lo posible, mostrando elementos peculiares como el tren subterráneo que llevaba a Billy Batson hasta el mago Shazam o guiños como el nombre del padre de Billy (C.C.Beck, el propio creador del Capitán Marvel). Incluso la forma en que Ordway dibujaba al Capitán, con los ojos casi cerrados, era un detalle que hacía referencia a aquellos tiempos. Sin embargo, en otros aspectos la historia era más realista, con un Theo Adam (Black Adam) violento que incluso asesinaba a los padres de Billy o un Dr. Sivana mucho más tenaz en sus objetivos.

Gracias al éxito de este comic, pronto comenzó una serie regular titulada así mismo, The power of Shazam!, donde se continuaba con algunas tramas abiertas, como qué había sido de Mary Batson o qué podía tramar Sivana como venganza. En esta ocasión, Jerry Ordway seguía como guionista, pero como dibujante se limitaba a hacer las portadas. El enfoque seguía siendo el mismo, hacer cómics actuales pero con las características típicas de la Edad de Oro, y durante algunos años fue suficiente para que la Familia Marvel volviese a tener una serie regular.

EL PODER DE LA ESPERANZA

Es curioso que mientras en los turbulentos años 90 muchos superhéroes se convirtieron en versiones descarnadas de sí mismos, el Capitán Marvel iba en sentido contrario buscando el clasicismo. Pese a esto, cuando Mark Waid y Alex Ross hicieron Kingdom Come (una historia alternativa en la que los honorables superhéroes se habían retirado y en su lugar había sido ocupado por una generación de antihéroes violentos), el Capitán Marvel fue utilizado para personificar la pérdida de la inocencia. Y es que el bueno de Billy Batson había sido manipulado por Lex Luthor para servir a sus propósitos, hasta el punto de que el superhéroe se enfrentó con el mismísimo Superman. Probablemente, la aparición estelar del Capitán Marvel en esta obra le hizo ganar unos cuantos adeptos. Y cuando a finales de esta década Paul Dini y, de nuevo, Ross, prepararon una serie de novelas gráficas, le dedicaron una al Gran Queso Rojo titulada El poder de la esperanza.

Parecería que las cosas iban bien para el Capitán Marvel, pero la realidad es que con la cancelación de su serie regular era difícil leer más aventuras de él. A la vista de esto, el personaje fue incorporado en la serie JSA, donde también aparecía desde hacía algún tiempo su enemigo Black Adam. Aquí, Billy Batson inició una relación amorosa con Courtney Withmore (Stargirl), la cual no estaba bien vista por los viejos de la Sociedad de la Justicia, pues pensaban que el Capitán Marvel era un hombre hecho y derecho, mientras que ella solo era una adolescente. Ignoraban que, en realidad, era un niño en el cuerpo de un adulto.

Al margen de esto, se intentó recuperar la presencia del Capitán Marvel en cómics propios, a veces aprovechando el tirón de otros personajes (Superman / Shazam: Primer trueno) o la coyuntura del Universo DC (Los juicios de Shazam), el cual se veía afectado por eventos como Crisis Infinita, más concretamente por El día de la venganza, donde el mago Shazam había sido asesinado. Durante estos tiempos se produjeron hechos como que el Capitán Marvel se convertía en el nuevo mago, Black Adam repartía su poder con su esposa y cuñado para controlar el país de Khandaq, Mary Marvel se corrompía... Fueron unos años en los que muchos personajes secundarios, que no podían tener sus propias series, protagonizaban series corales como 52 o Cuenta atrás, y ese era el caso de la Familia Marvel.

Al margen de la continuidad, DC Comics tuvo el gran acierto de publicar ¡Shazam!: La monstruosa sociedad de mal, un remake del Capitán Marvel en manos de Jeff Smith, el autor de Bone.

¡SHAZAM!

Y así es como llegamos a 2012, cuando el Nuevo Universo DC ya está en marcha desde hace algunos meses y está abierta la posibilidad de remozar completamente a este personaje y su mundo. Geoff Johns y Gary Frank, el mismo equipo creativo que tan buenos cómics hizo de Superman, que recientemente ha hecho Batman: Tierra Uno, cogen el mito de la Familia Marvel y le dan un giro de noventa grados. Ahora, Billy Batson no es precisamente un buen chico, la "Familia Marvel" son los miembros de una familia de acogida, el Dr. Sivana sigue siendo calvo, pero no parece salido de una caricatura, el traje del Capitán Marvel es más espectacular... Bueno, en realidad se llama directamente Shazam: por cuestiones legales, DC Comics no puede publicar un comic titulado Capitán Marvel, de ahí que desde hace décadas se ha utilizado el título Shazam, y muchos lectores caen en el error de pensar que así es precisamente como se llama este personaje. Para evitar confusiones, a partir de ahora se llama así mismo, Shazam.

Resulta curioso que es este equipo creativo el que relanza a Shazam ya que, como decíamos antes, Geoff Johns escribió muchos cómics de JSA en los que aparecía, y Gary Frank incluso dibujó la versión de la línea Just Imagine en la que Stan Lee reimaginaba el Universo DC. Su trabajo ha resultado un agradable éxito, tanto que después de ser el complemento de Liga de la Justicia durante varios números, en el episodio 0 USA ha copado todas las páginas. Y de ahí ha pasado a ser incluido en las filas de la propia Liga. El tiempo dirá si todo esto es transitorio o el relanzamiento ha servido para volver a ponerlo en el candelero.