Home » , , » Los creadores acreditados

Los creadores acreditados

Escrito por Raúl Peribáñez el jueves, junio 06, 2013 | jueves, junio 06, 2013

Cuando era crío y ojeaba los cómics publicados por Bruguera, distinguía a los de Marvel y DC gracias al "Stan Lee presenta" que aparecía en unos. Ese pequeño texto, que siempre acompañaba al título del comic, me dejaba bien claro que se trataba de un comic de Marvel. Los de DC, sin embargo, se caracterizaban por que acreditaban a los creadores de los personajes, gracias a lo cual supe que Superman era una creación de Jerry Siegel y Joe Shuster y que Batman había sido creado por Bob Kane. Con el paso de los años, y a medida que gracias a Ediciones Zinco se publicaban más cómics que los de estos dos personajes, empecé a darme cuenta de que, en realidad, solo se acreditaban unos pocos creadores. Pero ¿por qué unos sí y otros no? La verdad es que es un tema bastante confuso.

A poco que googléeis sabréis que Jerry Siegel y Joe Shuster pelearon durante años para que la editorial les acreditase como creadores de Superman y les compensase económicamente. Tengamos en cuenta que en 1978 se iba a estrenar la primera película del Hombre de Acero y era muy mala publicidad que se hiciese público que durante décadas se había estado renegado de los mismísimos creadores. Así pues, se llegó a un acuerdo que implicaba, entre otras cosas, que todos los productos incluirían el lema "Superman created by Jerry Siegel y Joe Shuster". Es por esto que cuando abrimos un comic de Superman o vemos una serie de televisión, siempre se indican los nombres de los creadores. Sin embargo, siempre que se puede, DC Comics ignora esta norma: por ejemplo, es evidente que personajes como el clónico Superboy o Supergirl surgen a partir del Hombre de Acero, pero dado que Siegel y Shuster no tienen nada con la creación directa de ambos, no se les acredita de ninguna forma. Lo mismo pasa cuando Superman aparece en series corales como Liga de la Justicia o Crisis en tierras infinitas. En cambio, cuando se trata de apariciones en otras series, podemos encontrar diferentes casos: en Swamp Thing nº 1 (septiembre de 2011), no se les acredita, mientras que en The Power of Shazam (marzo de 1996), sí.

En el caso de Bob Kane y Batman, la situación es bastante similar. En su momento, a Kane se le enseñó el contrato estándar de la casa, el mismo que se le ofreció a Siegel y Shuster, y por el cual renunciaba a la propiedad del personaje. Pero en este caso, su padre, que había trabajado en la industria periodistica, sabía que los dibujantes de cómics ganaban mucho dinero, por lo que renegoció el contrato con la compañía. Consiguió más derechos sobre el personaje y, sobre todo, más royalties si el personaje era publicado en otro tipo de formatos (películas, juguetes, etc.). Con el paso de los años, el creador gráfico del Hombre Murciélago ampliaría estos beneficios mediante todo tipo de artimañas, si bien el lema "Created by Bob Kane" surgió a raíz de la batalla legal de los creadores de Superman. En principio, le bastaba con que le diesen su dinero, pero después también comenzó a exigir que su nombre figurase en los propios cómics. Desgraciadamente, quien nunca consiguió su acreditación fue Bill Finger, el guionista cocreador del Hombre Murciélago. Esto no quita que se le dedicó una página de la revista Amazing World of DC Comics cuando falleció en 1974.

De igual forma, se comenzó también a acreditar a William Moulton Marston como el creador de Wonder Woman, evitando señalar su nombre en otros cómics donde aparecen personajes relacionados como Wonder Girl o Troia. Hablando de estos dos personajes, a veces es complicado indicar quién es el auténtico creador: en el caso de Wonde Girl (Cassandra Sandsmark) es evidente que se trata de John Byrne, pero en el de Troia (Donna Troy) no está tan claro: este personaje surgió por error y sus "creadores" fueron Bob Haney y Bruno Premiani, básicamente presentando una Wonder Woman juvenil. Pero quienes realmente le dieron vida fueron Marv Wolfman, Len Wein y George Pérez, ya que le asignaron un nombre propio (Donna Troy) e incluso contaron su pasado (la mítica historia Who is Donna Troy?), así es que ¿quiénes se merecen ser considerados los creadores?


Hay casos en los que los autores tienen verdadero control sobre el producto y desde esa posición de poder pueden señalar que ellos son los creadores de los personajes. En los años 80 pasó que Marv Wolfman era su propio editor y pudo indicar en los cómics de The New Teen Titans que George Pérez y él eran los creadores de este grupo. En cierto modo, también es una forma velada de decir "nosotros somos los creadores de los Nuevos Titanes... incluyendo Donna Troy". Incluso de Nightwing, ya puestos. Y es que en alguna ocasión se ha asignado a Wolfman la autoría de este personaje que, en realidad, es Dick Grayson, el Robin creado por Bob Kane, Bill Finger y Jerry Robinson

Esto último puede parecer un tanto peculiar, pero en la historia reciente de DC Comics se han visto otros movimientos curiosos en este sentido. Si atendemos a las fichas de personajes publicadas en Who's who (1985), solo se indicaba el nombre del artista que hace los dibujos de cada ficha. Pero en la edición de los 90, también se añadieron los nombres de los creadores: Wildebeest creado por Marv Wolfman y Tom Grummett, Katanna creada por Mike W. Barr y Jim Aparo...

Otro caso similar al descrito anteriormente se dio a mediados de la década de los 90, cuando Mark Waid y Mike Wieringo crearon a Impulso y fueron acreditados en la serie regular de este personaje... en este caso, porque el editor era Brian Augustyn, con quien Waid mantenía una gran relación de amistad. Aquí es donde entra el factor amiguismo: si el creador tiene buenos colegas en la editorial, parece que se intenta respetar estos detalles. Un ejemplo reciente de esto es la serie de Booster Gold, que cuando volvió a contar con Dan Jurgens, se comenzó a acreditar a este como el creador. Algo similar debe pasar con la Cosa del Pantano, que en su actual colección se indica que los creadores son Len Wein y Bernie Wrightson, probablemente porque el propio Wein tiene una gran trayectoria en la editorial -es el editor de obras tan importantes como Watchmen.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta que desde sus inicios, la editorial hoy conocida como DC Comics se ha caracterizado por comprar personajes originarios de otras compañías. Llevan décadas echando mano de talonario para adquirir todas las licencias posibles: en los 70 compraron los derechos del Capitán Marvel, en los 80 los de la editorial Charlton (Capitán Átomo, The Question, etc.) y Quality (Plastic Man, Blackhawk, etc.), en los 90 los de Wildstorm... Mientras que en Stan Lee, Jack Kirby y otros crearon en un breve periodo de tiempo un universo de superhéroes para Marvel Comics, DC se nutre de multitud de personajes procedentes de muchas editoriales, creados por autores dispares y surgidos en épocas distintas. Es verdad que Marvel también ha comprado los derechos de algunas editoriales (Malibu, etc.), pero casi es algo anecdótico en comparación con DC. Es por esto que aunque en Marvel raramente se acredita a los creadores, generalmente siempre son las mismas personas: Lee, Kirby, Ditko... En DC, cada licencia comprada tiene sus características propias: en algunos casos hay que indicar los nombres de los creadores y en otros no. Por ejemplo, en los cómics del Capitán Marvel no está la obligatoriedad de señalar a C. C. Beck y Bill Parker como creadores. En cambio, en un comic de Grifter o Voodoo sí que señalan los nombres de Jim Lee y Brandon Choi.

Desde hace algunos años también se pueden encontrar otros casos bastante peculiares. Con Aquaman ocurre que durante mucho tiempo no se acreditaba a nadie y, actualmente, se nombra a Paul Norris... pero se ignora a Mort Weisinger, curiosamente uno de los editores míticos de la compañía. Y qué decir de los personajes creados por Jack Kirby (el demonio Etrigan, los Nuevos Dioses, etc.): generalmente, se señala su autoría, a veces incluso rotulando el "Created by Jack Kirby" como lo haría el propio autor, pero hay muchos casos en los que su nombre destaca por su ausencia, por lo que no parece haber una obligatoriedad de indicarlo por parte de la editorial. 

En definitiva, y como podemos ver, la politica de acreditar a los creadores de los personajes parece haber variado con el paso del tiempo. A riesgo de equivocarme, yo diría que el cambio lo marcan los responsables que están en las altas esferas de DC Comics. En los años 80, 90 y principios de este siglo, Jenette Khan figura como President and Publisher (posteriormente, como Publisher and Editor-in-Chief), teniendo a Dick Giordano como Vice Pres-Executive Editor y después a Paul Levitz como Executive VP and Publisher. Durante estos tiempos, se puede apreciar la tendencia de indicar los nombres de los creadores. Es a partir de la marcha de Khan, el ascenso de Levitz y la entrada en escena de Dan Didio que la política cambia radicalmente de forma negativa para muchos creadores, quienes ven cómo desaparecen sus nombres.