Home » » El Reinado de los Superhombres: Las portadas alternativas

El Reinado de los Superhombres: Las portadas alternativas

Escrito por Raúl Peribáñez el lunes, abril 21, 2014 | lunes, abril 21, 2014

Como muchos sabéis, los años 90 fueron la época dorada de los trucos comerciales: portadas alternativas, portadas con hologramas, portadas dobles y triples... Cualquier artimaña servía para vender un ejemplar más. Y en plena burbuja, muchas personas compraban varios ejemplares pensando que el día de mañana los venderían más caros.

Hoy en día es habitual ver que las ediciones españolas de DC Comics incluyen todas las portadas de un mismo cómic. Pero en otros tiempos, nuestros ejemplares sólo incluían una de estas portadas y las demás eran omitidas. Debido a esto, cuando nos remontamos a otros tiempos en la historia de DC, podemos encontrar ediciones con portadas que nunca vimos en España.

Uno de los casos que me ha llamado la atención recientemente son las portadas de los cómics de Superman que se publicaron en junio de 1993. Me refiero a los primeros episodios de El Reinado de los Superhombres, el evento por el cual volvía a la vida el Hombre de Acero.

Después de morir en Superman nº 75 (enero de 1993) y de celebrar el funeral en los cómics de febrero y marzo del mismo, las series de este personaje dejaron de ser publicadas durante los dos meses siguientes. El regreso se dio en la saga El Reinado de los Superhombres, que se desarrolló en las cuarto colecciones del personaje que se publicaban entonces: Action Comics, Adventures of Superman y Superman, Superman: The Man of Steel.


Para aprovechar el tirón de este evento, los números de estas series correspondientes a junio de 1993 se publicaron con dos portadas diferentes. Por una parte, estaban las portadas corrientes, que representaban el interior de los cómics, y por otra, unas elegantes portadas que sólo mostraban los diferentes escudos de Superman, acompañados de un lema personalizado.

Y es que en cada una de estas series el protagonismo iba a recaer sobre un personaje diferente, generando la duda de cuál de todos era el verdadero Hombre de Acero. En Superman: The Man of Steel nº 22Louse Simonson y Jon Bogdanove presentaron a Steel (Acero), un hombre de raza negra que se creía imbuido por el espíritu de Superman y que se armaba con una armadura y un martillo para combatir el crimen. La elección del nombre venía como anillo al dado, teniendo en cuenta el título de esta colección. Además, el aspecto tosco de Steel funcionaba en manos de Bogdanove. La portada alternativa mostraba el escudo metálico de este nuevo personaje.

En Action Comics nº 687 Roger Stern y Jackson Guice trajeron al "Último Hijo de Krypton", quien aparentemente podía ser el auténtico héroe... si bien mostraba una actitud excesivamente agresiva, impropia del Superman que todos conocíamos. Con el paso de los números quedaría claro que, en realidad, se trataba del Erradicador, un ente de origen kryptoniano que quería preservar la cultura de su mundo en la Tierra. Además de la portada corriente, que mostraba a este "Superman" en el proceso de regeneración, se editó la portada alternativa, que mostraba el escudo sin ningún cambio aparente.

El tercer episodio fue Adventures of Superman nº 501, donde Karl Kesel y Tom Grummett introdujeron a Superboy. Si en la continuidad vigente desde 1986 había quedado establecido que Superman nunca había actuado como Superboy, esto no quitaba que podía haber un personaje juvenil que adoptase ese nombre. La gracia estaba en que Superboy no quería ser llamado así, ¡quería ser el auténtico Superman! Y razón no le faltaba, ya que era un clon del mismísimo Hombre de Acero. De nuevo, además de la portada corriente se editó una alternativa con el escudo de Superboy... el escudo completamente amarillo y cosido a la que chaqueta que lucía este personaje.

Por último, tenemos Superman nº 78, tal vez el más emocionante de todos por presentar un Superman cibernético (de ahí el título "El Hombre del Mañana") que volvía a ajustar cuentas con Juicio Final, el monstruo que lo mató. Entre todos los Supermanes, este parecía el más evidente que se podía tratar del auténtico, pese a las partes metálicas que componían su cuerpo. La portada corriente hacía hincapié en el nuevo encuentro entre Superman y Juicio Final. La alternativa, por su parte, seguía el esquema de las anteriores: un bonito color de fondo y el escudo en el centro (medio corriente, medio metálico).

0 comentarios :