Superman en 1993

Escrito por Raúl Peribáñez el martes, mayo 20, 2014 | martes, mayo 20, 2014

Para Superman, 1993 fue un año marcado por varios eventos: su muerte, entierro y regreso a la vida. Pongámonos en situación. En estos momentos el personaje tenía cuatro series regulares: Action Comics (AC), Adventures of Superman (ADV), Superman (SUP) y Superman: The Man of Steel (MOS). Para facilitar la lectura, todos estos cómics eran ordenados con una numeración que cada año empezaba desde el 1 en enero y terminaba en diciembre, y que se mostraba en las portadas en un triángulo invertido.

Cada una de estas series tenía un equipo creativo e incluso algunas tramas argumentales propias, pero generalmente las historias pasaban de un título a otro, de modo que era un continuo cruce. Esto era posible gracias a la gran coordinación en The Super-Squad, que es como se denominaba al grupo de guionistas y dibujantes liderado por el editor Mike Carlin. Entre los autores estaban Roger SternLouse SimonsonJerry OrdwayKarl KeselDan Jurgens... Estos se reunían periódicamente para planificar la temática de los cómics de todo un año.

El principal objetivo era resolver, por fin, la relación entre Clark Kent y Lois Lane haciendo que pasasen por el altar. Cabe recordar que en SUP nº 50 (diciembre de 1990), Clark le pidió matrimonio a Lois, a lo que poco después se añadió que le reveló que él es Superman. Mientras las cosas se aclaraban y se despejaban las posibles dudas sobre un matrimonio así, la trama se finiquitaría en ADV nº 500. Pero entonces llegó una orden de los editores de DC Comics: la boda se tenía que posponer. Por entonces, se acordó una serie de televisión titulada Lois y Clark, las nuevas aventuras de Superman, que trataría sobre la relación entre los dos periodistas del Daily Planet, por lo que en los cómics estos personajes no debían estar casados.


Molestos por la decisión de sus superiores, los miembros de The Super-Squad tuvieron que plantear nuevos argumentos. Ordway solía bromear con matar a Superman... y por primera vez, sus compañeros se lo tomaron en serio. En lugar de utilizar a los típicos villanos (Lex Luthor, Brainiac, etc.) y elementos (kryptonita, magia), decidieron que el asesino de Superman sería un nuevo y desconocido personaje. Cada dibujante ofreció una propuesta para el aspecto, pero finalmente fue la visión de Jurgens la que salió adelante: sería un monstruo de piel gris, con piezas óseas que salían de varias partes de su cuerpo... Se convirtió en el aspecto definitivo del villano. Para generar cierto misterio sobre su origen, al principio estaría cubierto completamente por un traje verde y sus brazos estaban atados a su espalda. No se sabría quién era, de dónde venía, qué objetivo tenía... Simplemente, era un monstruo que aparecía y destrozaba todo lo que encontraba en su camino.

La saga, debidamente titulada La muerte de Superman, comenzó a finales de 1992, pero continuó en 1993. Se vieron involucrados los cuatro títulos del personaje, además de Justice League of America (Jurgens se ocupaba de esta serie desde 1992 y había puesto a Superman como el líder de la Liga). El primer cómic de 1993 fue MOS nº 19, al que siguió SUP nº 75, con la esperada conclusión de la historia. Jurgens, embellecido por Brett Breeding, dibujaba el espectacular combate en base a dibujos de página completa, a veces ocupando hasta dos páginas. Este cómic, ya histórico desde el momento en que salió a la venta, sirvió para que Superman volviese a llamar la atención de los lectores de cómic, e incluso para despertar la curiosidad de los medios de comunicación en todo el mundo. Las ventas fueron excelentes e incluso se hicieron ediciones especiales, como una en la que se ofertaba en una bolsa negra con la S ensangrentada.

Los otros dos cómics de enero de 1993 fueron ADV nº 498 y AC nº 685, con los que comenzó el ciclo argumental Funeral por un amigo. Ordway sugirió que se explorase el día después a la muerte de Superman, cómo afectaba al resto de la comunidad superheroica, a Lois Lane, a los Kent...  Las consecuencias también se dejaron notar en otros títulos de DC Comics, hasta el punto de que muchos personajes lucían un brazalete negro en honor al Hombre de Acero. En Justice League of America nº 70, por ejemplo, la Liga se despedía del que había sido su compañero.

Funeral por un amigo terminó en SUP nº 77, el décimo cómic del año. Pero seguidamente, llegó ADV nº 500, un cómic especial en el que... ¡Superman volvía a la vida! Más o menos. Karl Kesel y Tom Grummett nos mostraban a un Jonathan Kent aquejado por sus problemas de salud, que contactaba con su hijo en el más allá. Al término de esta aventura, parecía claro el regreso de Superman, pero... sorprendentemente, en las últimas páginas comenzaban a aparecer otras personas que aseguraban ser el Hombre de Acero revivido. ¿Quiénes eran? Para colmo, el cuerpo inerte de Superman había desaparecido misteriosamente. Antes de resolver estos temas, se lanzó un especial titulado El legado de Superman, en el que se veía a varios personajes intentando proteger la ciudad de Metropolis ahora que el Hombre de Acero ya no estaba.

Después de dos meses sin publicar nuevos episodios, con el fin de poder trabajar en condiciones y hacer los mejores cómics posibles, llegó el nuevo arco argumental: El reinado de los superhombres. La acción volvió en junio: en ACT nº 687 aparecía un Superman que no dudaba en acabar con la vida de sus enemigos; en MOS nº 22, un tal John Steel aseguraba estar imbuido por el espíritu de Superman; en ADV nº 501, un adolescente presumía de ser el verdadero héroe; y finalmente, en SUP nº 78, aparecía un Superman con aspecto cibernético. La saga cubrió las cuatro series hasta el mes de octubre.

Los responsables de Superman hicieron El reinado de los superhombres siendo fieles a la continuidad que se había establecido en 1986, cuando John Byrne relanzó al personaje con motivo de Crisis en tierras infinitas. Así es que elementos y personajes que habían aparecido anteriormente tenían gran importancia en El reinado de los superhombres: el Erradicador (un artefacto original de Krypton y que buscaba recrear ese mundo en la Tierra), el científico Hank Henshaw (un presunto Reed Richards ideado por Jurgens, que aquí se convirtió en un personaje fundamental en la continuidad), el Proyecto Cadmus (un concepto ideado por Jack Kirby y recuperado por los autores de Superman)... Curiosamente, Ordway, uno de los grandes miembros de The Super-Squad, no pudo participar en este evento (quería centrarse en Power of Shazam!), pero en los primeros números de El reinado de los superhombres había mensajes -a veces ocultos- de reconocimiento dedicados a este artista.

El reinado de los superhombres terminó en una gran batalla con el Superman Cyborg y Mongul como villanos, y con la destrucción de Coast City, la mismísima ciudad de Green Lantern. De hecho, las consecuencias se dejaron notar en la serie de este otro personaje. Durante esos cinco meses, cada serie estaba protagonizada por los diferentes Superman, pero con el fin del evento, el auténtico héroe volvió a contar con todos los títulos. Sin embargo, este no fue el fin de todos estos nuevos personajes, ya que Superboy y Steel consiguieron sus propios títulos en 1994. El Superman Cyborg, por su parte, se convirtió en un villano recurrente, y con el paso del tiempo incluso se volvió un habitual en los cómics de Green Lantern. Por otra parte, la muerte y resurrección de Superman se adaptó a una novela escrita por Roger Stern (The Death and Life of Superman), entre otros productos.

Además, durante los cinco meses que duró El reinado de los superhombres se publicaron los Annual correspondientes a las cuatro colecciones. Cada uno de ellos estaba protagonizado por uno de estos supuestos Superman, pero no tenían ninguna importancia para el desarrollo de la saga. Como todos los Annual de 1993, estos estaban enmarcados en una especie de evento titulado Bloodlines, que tenía la finalidad de presentar nuevos personajes: Myriad, Sparx... En definitiva, un material completamente olvidable.

Con el verdadero Superman de vuelta, los cómics de noviembre y diciembre se dedicaron a repasar las consecuencias del último evento, a preparar futuros acontecimientos... y, por supuesto, a explicar cómo era posible que el héroe hubiese resucitado. Es más, Superman comenzaba a mostrar unos niveles de poder tan altos que su propia vida estaba en peligro. Esto y otros temas serían desarrollados con más detalle en 1994.

Guía de lectura (Zinco):
  • La muerte de Superman 
  • Superman: Funeral por un amigo
  • El regreso de Superman (ADV nº 500)
  • Superman vol. 3 nº 1-5
  • Superman: El Hombre de Acero nº 1-5

El libro La muerte de Superman está hecho a partir del recopilatorio americano, pero se suprimió MOS nº 18. Además, en los créditos se indica por error que contiene otros episodios. Por otra parte, a la hora de leer Superman: El Hombre de Acero y Superman vol. 3, hay que tener en cuenta que la acción comienza en una serie y continúa en la otra.

Guía de lectura (Planeta DeAgostini):
Este libro recopila tanto la muerte como el funeral y el regreso de Superman. Sin embargo, presenta algunas novedades respecto a las ediciones de Zinco: para empezar, se incluye MOS nº 18, además de unas páginas procedentes de MOS nº 17, SUP nº 73, ADV nº 496 y AC nº 683 que anticipaban la llegada de Juicio Final. En cambio, del tramo perteneciente a Funeral por un amigo se seleccionaron las páginas más representativas, por lo que todos esos episodios solo están parcialmente incluidos en este libro.

0 comentarios :