Home » , » [Artículo] La doble vida de Batman

[Artículo] La doble vida de Batman

Escrito por Raúl Peribáñez el martes, enero 03, 2017 | martes, enero 03, 2017

Durante los años 90 y 2000 pasó algo atípico: Batman parecía haber vivido dos continuidades, tan contradictorias como canónicas. Por una parte, estaba la historia que se había establecido en multitud de cómics, como la serie Legends of the Dark Knight, y por otra la popular Long Halloween, que a su vez dio lugar a dos secuelas. En ambos casos, el inicio era Year One.

En 1987 se publicó Año uno, de Frank Miller y David Mazuchelli, y de inmediato se convirtió en un clásico moderno, el cual definió el origen del Hombre Murciélago. Este relato, que transcurría durante el primer año de actividad del vigilante, se veía a un Bruce Wayne de unos 25 años de edad, que llega a Gotham después de un largo entrenamiento y emprende una carrera contra el crimen, como también a otros personajes en sus primeros pasos: James Gordon, Selina Kyle, Harvey Dent...

Mientras tanto, la serie Detective Comics, que estaba en manos de Mike W. Barr y Alan Davis, ofrecía historias que transcurrían en el presente inmediato, cuando Batman lleva unos 10 años en activo, Dick Grayson ya se ha independizado y tiene la identidad de Nightwing o Jason Todd se ha convertido en el nuevo Robin. Posteriormente llegaron otros autores, como Jim Starlin o Alan Grant, que siguieron contando nuevas aventuras enmarcadas en el momento actual.

En ese periodo de 10 años se podían enmarcar fácilmente las historias de Dennis O'Neil y Neal Adams de los 60, el "Batman definitivo" de Steve Englehart y Marshall Rogers de los 70... Era tiempo lo suficientemente amplio para insertar la adopción de Dick Grayson, los míticos enfrentamientos con Ra's al Ghul o incluso todas las aventuras que había vivido con la Liga de la Justicia y los Outsiders. Todo encajaba. Si acaso, se generaron algunos errores en la continuidad, como que Barbara Gordon (Batgirl), que era hija biológica de James Gordon, ya no podía serlo, pero todo esto se solucionó con el paso del tiempo justificándolo de alguna manera.

El éxito de Año uno propició la aparición de dos secuelas: Año dos y Año tres (esta transcurría básicamente en el presente, pero mostraba el origen de Dick Grayson en forma de flashbacks). En ambos casos, la decepción fue notable, pues estaban lejos del nivel de calidad de la original, y no seguían el enfoque sobrio y realista que Miller imprimió en su obra. También hubo una aportación de Max Allan Collins, quien cambió, con acierto, el origen de Jason Todd (el segundo Robin), ya que hasta ese momento era una simple copia del de Dick Grayson, si bien la historia tampoco era nada del otro mundo.

En Año tres (1989) Tony Zucco, el responsable de la muerte de los Grayson Voladores, fue presentado como un hombre alto y fornido. En cambio, en Victoria oscura apareció como un tipo bajito y rechoncho. Pese a que Loeb y Sale contradijeron la anterior versión, el éxito de sus cómics volvió canónico esta versión del personaje, y así fue presentado de nuevo en Legends of the Dark Knight nº 100 (noviembre 1997).

Entre unas cosas y otras se coló una pequeña serie limitada de Catwoman (1989), claramente ambientada en el mismo mundo que Año uno, y que hizo hincapié en el camino marcado por Miller: una historia terrenal, dura, amarga... Que trataba temas como la violencia, la prostitución o las drogas. En las portadas se indicaba que eran cómics "recomendados para lectores maduros". Y así debía ser: si un lector maduro había disfrutado de Año uno, ¿por qué no ofrecerle más del mismo estilo?

LEYENDAS DEL CABALLERO OSCURO

Legends of the Dark Knight.
Los responsables de la franquicia plantearon entonces una nueva serie regular (Legends of the Dark Knight) que estaría centrada en los primeros tiempos del Hombre Murciélago, contando con los mejores autores del momento y siguiendo con el exitoso modelo. La influencia de Año uno se notaba en todos los aspectos: Batman llevaba el traje diseñado por Mazuchelli (de color negro y gris, sin el óvalo amarillo, con orejas pequeñas, etc.); James Gordon aún no era comisario y no tenía el pelo canoso; los textos de narración veían en cuadros que simulaban recortes de una hoja de papel...

Curiosamente, los principales hitos en la historia del Hombre Murciélago no se ofrecieron en esta serie. El origen de Dos Caras, por ejemplo, se contó en Batman Annual nº 14 (1989), aunque en la práctica funcionaba como un capítulo más de Legends. En cambio, sí se recuperó al personaje de Flass (un policía corrupto que se vio en Año uno) en el segundo Annual, se mostró el segundo enfrentamiento con Dos Caras (en la historia Rostros) o se trató el origen del Joker en el número 50.

Así que los primeros años de actividad de Batman se contaron en la magna Año uno, en las diferentes historias de Legends, en las fallidas Año dos y Año tres, en otros cómics (un Annual, una serie limitada de Catwoman, etc.)... Y después vendrían los viejos cómics de los 60 y 70, hasta conectar con las etapas del momento. Hasta aquí, todo bien.

EL CABALLERO MALDITO

En 1993 Jeph Loeb y Tim Sale, dos prometedores autores, se ocuparon de un especial de Legends dedicado a la celebración de Halloween. El comic tuvo buena acogida y dio lugar a otros dos más (Madness y Ghosts). Cuando llegó el momento de plantear el cuarto especial, la pareja de creadores optó por algo más ambicioso: esta vez sería una extensa serie limitada de 13 números, con una trama que comenzaba y terminaba con la fiesta de Halloween... Era El largo Halloween. Y más importante aun, esta historia se ubicaría en los primeros tiempos del Hombre Murciélago, retomando personajes y situaciones vistos en Año uno. Por ejemplo, Carmine "El Romano" Falcone, que había sufrido un arañazo en la cara por parte de Catwoman, reaparece aquí con las mismas marcas.

Si Año uno cubre desde enero hasta diciembre de ese primer año de actividad de Batman, El largo Halloween comienza en junio de "año dos", dando un salto al 31 de octubre (celebración de Halloween) del mismo año y siguiendo hasta el mismo día en "año tres". En este relato nos encontramos con que Batman sigue trabajando solo, que Harvey Dent aún es fiscal del distrito, que el Joker y el resto de villanos ya están haciendo de las suyas...

Teniendo en cuenta esta cronología, se pueden comenzar a apreciar pequeñas contradicciones con la historia que se había narrado en los otros cómics. Por ejemplo, en Año dos Batman viste de azul y gris, luce el óvalo amarillo en el pecho... en cambio, en esta obra el personaje sigue vistiendo como en Año uno. Es un problema anecdótico, sí, pero ahora fijémonos en Año tres: si El largo Halloween transcurre en buena parte durante "año tres" y no hay rastro de Robin, ¿qué pasa con Año tres, que establecía que Dick Grayson debutó durante tiempo?

Cuanto más se posterga la aparición de Dick Grayson más peligra el orden y sentido de la continuidad del Universo DC. Si Leyendas (un evento de 1987), que transcurre en el presente, se sitúa en ese "año diez", cuando Jason Todd ya es Robin, esto significa que Dick Grayson ha dejado de serlo después de varios años. Y Dick, que fue acogido siendo un crío, debe haber sido Robin bastantes años, con el fin de respetar la larga y profunda relación que mantuvieron y que hicieron del Dúo Dinámico un equipo legendario. Que Dick llegara en "año tres" tiene sentido: fue acogido Bruce con 12-13 años y se independizó con 18-19, después de seis o siete años haciendo este papel. En cambio, que lo hiciera en "año cinco" o "año seis" le quitaría la gracia al asunto, ya que apenas habría margen para haber crecido y sido el Chico Maravilla. Y así lo planteó Victoria oscura, la siguiente obra de Loeb y Sale.

Otro punto a tratar es Harvey Dent, quien se convierte en Dos Caras... solo que en unas circunstancias distintas a las que se vio en el mencionado Annual de 1989. Así que de nuevo se daba otra duda: ¿qué versión era "la buena"? Porque si esta serie de Loeb y Sale tuviera el sello de Elseworlds se entendería que era un relato alternativo y había absoluta libertad creativa. No es así. Pero fue un éxito, tanto en crítica como en ventas, y a los responsables de la franquicia no parecía importarles estas contradicciones.

SILENCIO

En 2002 Jeph Loeb escribió el guion de Silencio, una historia que se ubica en el presente de ese momento y que repasa algunos de los acontecimientos que habían transcurrido en los años anteriores. El guionista incluyó algunas referencias a sus anteriores trabajos con el Hombre Murciélago, como cuando Harvey Dent le dice al Joker que este le atacó en su propia casa, un hecho que aconteció en El largo Halloween. Así que el guionista respeta y reconoce sus historias en la continuidad del personaje, pese a que en muchos aspectos contradicen lo que se había contado anteriormente.

El colmo de los colmos viene en 2005, cuando este equipo creativo se reunió de nuevo en Si vas a roma, una historia protagonizada por Catwoman y que siguió los acontecimientos vistos en El largo Halloween y Victoria oscura. Sin importarle que todo lo que se ha contado de la Felina Fatal en su propia serie regular, Loeb se sacó de la manga un parentesco con "El Romano". Y esto volvió a poner en duda la continuidad, ya no de Batman, sino de este personaje: ¿qué es "lo bueno", lo que nos cuenta Loeb o lo que se ha contado durante años en Catwoman?

En Catwoman: La guía visual de la Felina Fatal, un libro escrito por Scott Beatty, se utilizan muchos dibujos de Tim Sale para ilustrar los textos que explican la vida y milagros de este personaje. Pero la visión de Loeb es omitida en favor de todo lo contado en la serie regular. Por tanto, se podría decir que Si vas a Roma transcurre en una especie de "Loeb-verso". Si el resto de los trabajos con el Hombre Murciélago también acontecen allí, es algo que queda al gusto de cada lector.