Home » , » Cosas que quedaron en nada (6)

Cosas que quedaron en nada (6)

Escrito por Raúl Peribáñez el lunes, enero 02, 2017 | lunes, enero 02, 2017

Hoy hablamos de...

Supergirls, de Peter David.

Supergirl nº 1 (Vid).
Antes que nada, voy a poneros en contexto. En Crisis en tierras infinitas Supergirl se sacrificó combatiendo al Anti-Monitor. Fue uno de los momentos épicos y gloriosos de esta serie. Kara Zor-El era la prima de Superman, pero también tenía una buena amistad con Batgirl, era miembro de la Legión de Superhéroes y tenía un relance amoroso con Brainiac 5. Por si es poco, la Crisis dejó abierto el camino a la revisión de la continuidad, y este personaje fue suprimido por John Byrne, quien consideró que era mejor que Superman fuera el único superviviente de Krypton. Sin embargo, el propio autor británico se dio cuenta de que un personaje así no podía quedar en el olvido, por lo que presentó una nueva versión de este. El problema estuvo en que se trataba de una encarnación radicalmente distinta: ahora era Matrix, un ser de protoplasma sin personalidad, y tenía la capacidad de adoptar otros aspectos, entre otras cosas. No había nada de la tierna Kara en este cascarón vacío.

En 1996 le dedicaron una serie regular a cargo de Peter David y Gary Frank, el equipo creativo que ya había realizado una interesante etapa en The Incredible Hulk. Fue una decisión realmente acertada. David respetó todo lo que se había conocido hasta el momento, pero le dio un giro al personaje fusionándolo con Linda Danvers, una joven descarrilada, de forma que lo humanizó y le dio una vida propia. Como curiosidad, decir que Linda Danvers era el nombre civil de Kara, haciendo un guiño a los viejos cómics. Al tratarse de un título menor, el guionista pudo trabajar sin interferencias por parte de la editorial y hacer prácticamente lo que quiso, hasta el punto de que Supergirl terminó siendo un ser angelical. Por otra parte, a Frank se le daba maravillosamente bien dibujar personajes femeninos, y aquí iba a tener una como protagonista. La pena fue que el artista se marchó a los pocos números (al parecer, recibió una buena oferta para trabajar en Gen 13, de Wildstorm), si bien los sustitutos (Leonard Kirk, principalmente) hicieron un buen trabajo.

Allá por 2002 se empezó a rumorear que la serie podía ser cancelada por falta de ventas. David aprovechó el número 75 para poner toda la carne en el asador: Supergirl se encontró con la mismísima Kara Zor-El, extraída de la continuidad pre-Crisis y antes de morir contra el Anti-Monitor. La historia fue bien acogida y las ventas mejoraron considerablemente, pero no fue suficiente: el número 80 fue el último. David habló de una nueva serie titulada Supergirls, en plural, donde aparecerían Linda Danvers, Kara Zor-El e incluso Power Girl, un poco en la línea de Birds of Prey, otra serie protagonizada por féminas. Desgraciadamente, la editorial tenía otros planes. En Superman comenzó por entonces una etapa escrita por Steven Seagle donde aparecía Cir-El, una nueva Supergirl venida del futuro, y parecía confuso tanto personaje con el mismo nombre.

Al final, lo de Cir-El fue un fracaso... pero ya era tarde: el proyecto de Supergirls había sido cancelado, David retomó las ideas que tenía en mente en la serie Fallen Angel, y una nueva versión de Kara Zor-El fue introducida en el Universo DC como si llegara ahora a la Tierra. Como curiosidad, decir que en la historia Venganza, en la serie Superman / Batman, todas las versiones de la Chica de Acero se unieron para hacer frente a una amenaza. Es la única imagen que tenemos de lo que podía haber sido Supergirls.