Home » , , » [Artículo] El problema que da uno de los símbolos de Watchmen

[Artículo] El problema que da uno de los símbolos de Watchmen

Escrito por Raúl Peribáñez el sábado, agosto 26, 2017 | sábado, agosto 26, 2017

Hace unos meses DC Comics publicó The Button, un pequeño cruce entre las series Batman y The Flash, el cual continúa los hechos que pudimos ver en DC Universe: Rebirth. Sin ánimo de destripar la lectura nadie, y aunque seguramente la mayoría de los lectores ya estáis al tanto, The Button hace referencia a la chapa de color amarillo y con una cara sonriente que apareció misteriosamente en la Batcueva... y que los lectores rápidamente asociamos con el símbolo del Comediante, uno de los protagonistas de Watchmen.

Batman nº 21 y The Flash nº 21.
La editorial, consciente de la relevancia histórica que tiene vincular el Universo DC con el de Watchmen, aprovechó para lanzar los números de Batman y The Flash con portadas con un efecto óptico (printing lenticular edition). Es un recurso comercial parecido al que ya se utilizó con los números dedicados a los villanos durante Forever Evil y a muchos coleccionistas les gustó la idea de tener portadas así. Este tipo de cubiertas son caras de producir, por lo que encarecen el precio del comic, de ahí que en España rara vez se han utilizado, ya que no se considera que ayuden a mejorar las ventas. Así pues, los lectores españoles, y presumiblemente también los del resto de Europa, que quieren tener portadas lenticulares, deben comprar directamente las ediciones americanas.

Todo esto viene a cuento de que las portadas lenticulares de Batman nº 21 y The Flash nº 21 mostraban la chapa del Comediante... y cuando los lectores europeos quisieron adquirir estos cómics, saltó la noticia de que oficialmente DC no podía distribuirlos por aparecer la chapa. De hecho, la compañía encargó a Mikel Janín el dibujo de nuevas portadas, las international edition variant cover, en las que no aparece este objeto, y que sí se pueden comercializar en Europa.

Una nota curiosa es que, pese a que oficialmente las portadas lenticulares no debían llegar a España, hay librerías, como Taj Mahal, que consiguieron importar ejemplares de Batman y The Flash.

Ahora explicaré de dónde viene el problema. Este símbolo, generalmente conocido como smiley, es una imagen de dominio público en EE.UU., de ahí que puede aparecer en los cómics, tanto en su interior como en la portada, y la editorial puede comercializarlos sin restricciones. En cambio, fuera las cosas son muy distintas: Smiley Company posee la marca registrada del símbolo en 100 países. En los años 90 esta compañía intentó también registrarlo en EE.UU., pero se encontró con que Wal-Mart, otro gigante empresarial, estaba en medio de su campaña "Rolling Back Prices", que mostraba a un personaje similar.

La disputa entre Smiley Company y Wal-Mart se resolvió allá por 2010, y aunque no se hicieron públicas las condiciones que acordaron, al parecer todo sigue como antes: esta imagen es de dominio público en EE.UU., mientras que en otros países está registrada por Smiley Company y si alguien quiere utilizarla, debe pagar por la licencia.

CÓMO AFECTA A DC COMICS

Supergirl nº 1 (Vid).
De momento, ya sabemos que DC puede comercializar en el mercado estadounidense un comic en que aparece el smiley, tanto en la portada como en el interior, y hacerlo sin restricciones legales. Y que, en cambio, para los mercados internacionales, debe cambiar la portada, aunque puede mantener el interior.

The Button fue la historia por la que muchos supimos del problema que había en torno a este símbolo, pero en 2016 DC ya había hecho otro movimiento al respecto, solo que había pasado desapercibido. La serie Supergirl, de Peter David, mostró el smiley en la portada del primer número, pero en la actual recopilación se ha cambiado por el logo de DC, como podéis ver aquí. La editorial sabe que si este tomo de Supergirl se debe poder vender en el extranjero, el smiley no puede aparecer en portada.

Curiosamente, las ediciones de Vid y Planeta DeAgostini sí muestran el smiley, pues datan de 1998 y 2009, respectivamente. Pero ¿qué pasaría si ahora ECC publicara estos cómics de Supergirl y quisiera utilizar la portada del primer número? Seguramente, tendría que hacerlo con el mencionado cambio.

En el caso de Supergirl, se trata de alto totalmente anecdótico, pues ese símbolo no tiene ninguna relevancia en la obra. Sin embargo, en el de Watchmen la cosa es muy distinta. Fijémonos que hay muchas ediciones de este comic que muestran la chapa en la portada... ¿ya no se podrán volver a lanzar nuevas ediciones así?

0 comentarios :