[Reseña] Nuestros Mundos en Guerra

Escrito por Peribáñez el viernes, marzo 15, 2019 | viernes, marzo 15, 2019

Nuestros Mundos en Guerra nº 1 (ECC).
Guion: Jeph Loeb, Joe Kelly, Joe Casey, Peter David y otros
Dibujo: Ed McGuiness, Mike Wieringo, Doug Mahnke, Kano, Leonard Kirk, Ron Garney, Pasqual Ferry y otros
Portada: Jae Lee
Edición española: ECC Ediciones, enero de 2019. 42,5 €.
Contiene Superman núms. 171-173, Adventures of Superman 593-595, Superman: The Man of Steel 115-117, Action Comics 780-782, Supergirl 59, JLA: Our Worlds At War, Impulse 77, Superboy 91, Wonder Woman 172-173, Young Justice 36, World's Finest: Our Worlds at War

★ ★   No me ha gustado

Los buenos cómics no solo tiene un buen guion o un buen dibujo, también tienen una buena organización. Y cuando se trata de un evento, esto es fundamental. Hay eventos que afectan solo a una familia de series en particular, pero hay otros que trascienden de sus límites y alcanzan a todo el Universo DC. La noche más oscura, por ejemplo, surgió de los acontecimientos que había tenido lugar en las páginas de Green Lantern, y dado que el argumento tendía a afectar a todos los personajes de la editorial, terminó saliendo en una serie limitada propia, a generar multitud de crossovers y especiales... Sin embargo, la organización del evento fue perfecta. Si el lector solo quería seguir la serie limitada en cuestión, ahí tenía todo lo necesario. Si además quería saber cómo afectaba a Hal Jordan y sus compañeros, para eso estaban Green Lantern y Green Lantern Corps. Y si tenía curiosidad por ver cómo la trama afectaba al resto de personajes, podía hacerlo con las series limitadas de Batman, de Superman, de Flash... La organización era tan buena que un lector de Batman o Detective Comics podía seguir fielmente sus series sin ver entorpecidos los argumentos en curso, ya que el evento no afectaba a la mayoría de títulos. En cambio, cuando la organización de un evento no es buena, la historia se resiente. Y esto es lo que le pasa a Nuestros Mundos en Guerra.

SINOPSIS: Superman, la JLA, las amazonas y Atlantis se preparan para plantarle cara con la ayuda de un aliado improbable: el mismísimo Darkseid. Pero ¿qué pacto ha firmado el señor de Apokolips con Lex Luthor, el presidente de Estados Unidos?

Allá por 1999 Jeph Loeb empezó a escribir la serie Superman y en los tres primeros números introdujo a un personaje llamado Imperiex, quien desde el principio apuntaba a ser un gran villano. El nombre era grandilocuente, el diseño recordaba la estética kirbyriana... Superman, con ayuda de Mongul, lo derrotaba, pero al término de la saga se revelaba que, en realidad, se trataba solo de una sonda, de un "mini-Imperiex", y que el auténtico y grandioso villano aún estaba ahí. En 2001 la trama  se resolvería definitivamente en una saga titulada Our Worlds At War, si bien anteriormente se habían dado algunos hechos que allanaron el terreno, como la llegada de Lex Luthor a la Casa Blanca o que el D.O.E. se llevara el cuerpo de Mongul. Parecía que todo estaba formaba parte de un plan. Que todo estaba atado y bien atado.

Por entonces, Superman protagonizaba cuatro series regulares, por lo que la saga se desarrolló en estas pasando por varios equipos creativos. Comenzó con Superman nº 171 de Loeb y Ed McGuiness, siguió con Adventures of Superman nº 593 de Joe Casey y Mike Wieringo... así sucesivamente. Y debido a la magnitud de la historia, se extendió durante tres meses, o sea, un total de 12 números. A esto hay que añadir números de otras series (Impulse, etc.) e incluso números únicos (JLA: Our Worlds At War, etc.) donde también se reflejó lo que estaba aconteciendo. Así es que lo que empezó como una trama en Superman terminó cubriendo en mayor o menor medida todo el Universo DC. La historia lo justificaba, ya que Imperiex amenazaba con destruirlo todo y la Tierra se aliaba con otras fuerzas cósmicas, como Darkseid.

Desgraciadamente, la organización y el desarrollo del evento es un desastre. Hay tantos problemas que cuesta enumerarlos todos.

Primero: hay demasiados equipos creativos. En Crisis en tierras infinitas, en Leyendas... son historias que pueden gustar más o menos, pero son cómics hechos por un equipo creativo que están de principio a fin dándole una homogeneidad a la obra. El problema de Nuestros Mundos en Guerra que pasa por muchas manos. Hay demasiados guionistas, hay demasiados dibujantes... hay demasiados cambios de estilo. Y si a esto se añaden los números extraídos de otras series y los números únicos, la sensación de heterogeneidad es mayor. Evidentemente, es difícil encontrar un dibujante que lo haga absolutamente todo. Pero, tal vez, hubiera sido mejor una serie limitada con la trama principal y que estuviera realizada íntegramente por los mismos autores dejando las series regulares de Superman para tocar aspectos secundarios. Por ejemplo, Lois Lane escribiendo notas sobre cómo está llevando esta guerra planetaria.

Segundo: la coordinación entre las series regulares es pésima. Lo normal sería que la historia pasara de una serie a otra de forma natural, que se sintiera como un todo... Pero no es así. Cada episodio parece romper con lo anterior, como si tuviera una historia propia que contar. Por ejemplo, el tercer capítulo (The Man of Steel nº 115) comienza con que los ciudadanos de Metrópolis han sido abducidos... pero en el anterior (Adventures of Superman nº 593) no se sugiere nada así. Se pasa de una página donde Lois Lane habla con su padre a plena luz del día a otra en la que ella, Clark y otros muchos han sido transportados a una nave extraterrestre mientras estaban durmiendo. No hay fluidez entre los capítulos. La coordinación es tan mala que el tercer capítulo termina con Superman en solitario frente a Darkseid... y el cuarto empieza con Superman acompañado por la Liga de la Justicia. ¿En qué momento han aparecido?

Tercero: Loeb... lo hace todo mal. El primer capítulo de la saga (Superman nº 171) es una buena muestra del desastroso trabajo de este guionista. Lo normal sería pensar que este número debería crear ambiente, introducir al villano... Por ejemplo, se podía haber empezado con una página del espacio profundo en la que se viera "algo" aproximarse hacia la "cámara" dejando al lector con la incógnita de qué se trata. Así hasta que en la última página se retomara esa secuencia, solo que ahora se aclararía que se trataba de Imperiex. Pero no. Aquí Loeb pierde el tiempo con una historia intrascendente, cuya única finalidad parece ser la de que McGuiness se divierta dibujando a los Cinco Fatales. Lo gracioso es que hasta el tercer capítulo no se señala que el villano es Imperiex, donde Mark Schultz ni se preocupa por explicar quién es, tampoco por poner una imagen en flashback para que el lector pueda ver al villano. Al parecer, los lectores que se han subido al carro con motivo del evento deben saber quién es y qué aspecto tiene. Esto se nota aún más cuando se lee en formato tomo, como es el caso, ya que aquí no se contienen aquellos tres primeros números que escribió Loeb.

Cuarto: sobran subtramas. En el primer capítulo Superman termina diciendo "¿Para qué habrá destruido Brainiac 13 un planeta entero? ¿Para sacarme de la Tierra?" Pues... no se sabe. No parece haber una respuesta clara, más allá de que a Loeb le apetecía poner a Superman en el espacio. En el segundo capítulo se sugiere que hay unas revueltas en el país ficticio Pokolistán, en el cuarto Lex Luthor encomienda a Superman a que vaya a Berlín porque ha sido atacado por "el General" de Pokolistán, a quien ya conoce... de nuevo, pasa que el lector recién llegado no entiende nada, ya que esto viene de un número anterior (Action Comics nº 779). Todo para meter un enfrentamiento con el General Zod y... ¿para qué? No aporta absolutamente nada. En el segundo capítulo se forma un Escuadrón Suicida liderado por Manchester Black, quien dice que tiene la misión de probar "algo"... ¿qué es ese "algo"? Chi lo sa. También dice que ya se puede liberar a Mongul. ¿Y para qué? Unos capítulos después sale Mongul tirado en tierra y aparentemente muerto... ¿para qué había que liberarlo? ¿Por qué los guionistas creen que es una buena idea lanzar incógnitas y no despejar ninguna? ¿A qué huelen las nubes?

Quinto: hay momentos anticlimáticos. Utilizar a Juicio Final como "arma de destrucción masiva" contra Imperiex está bien, pero... ¿era necesario anunciarlo en portada? ¿Hacía falta ponerlo en el título del comic (El protocolo Juicio Final)? Debe ser la sorpresa menos sorprendente del mundo. Peor aún: cuando aparece Juicio Final lo hace de una forma desangelada, en unas viñetas con un tamaño normalito... Si había un momento para poner un dibujo a página completa, era este. Porque la aparición de Juicio Final debería ser algo realmente impactante. Por otra parte, qué decir de las muertes que se producen: es difícil hacerlas menos dramáticas. ¿A quién le importará que maten a x personaje, si aún no lo había visto en toda la saga y puede que ni sepa quién es?

Hay tantas cosas mal, tantas cosas que se podían haber hecho mejor... Sobran los discursos de los antiguos Presidentes de los EE.UU., esos textos que no enriquecen la historia y que, seguramente, los lectores terminarán ignorándolos de lo aburridos que son. Al final, los mejores episodios de esta saga son los dos de Wonder Woman que hace Phil Jimenez, los cuales sí transmiten la sensación de dramatismo y de épica que deberían caracterizar una historia como esta, que además son coherentes consigo mismos. Y que tenga que venir una serie ajena a ofrecer lo mejor de un evento de Superman... tiene narices.

LA EDICIÓN ESPAÑOLA

Esta historia fue publicada por Norma Editorial en Las aventuras de Superman: Mundos en Guerra, por Planeta DeAgostini en la colección Universo DC: Superman y por ECC Ediciones en Nuestros Mundos en Guerra. Sin duda, esta última es la mejor edición española que se ha hecho de la saga.

Este libro recopila los números correspondientes de las cuatro series de Superman, así como episodios de Supergirl, Wonder Woman, Young JusticeImpulse relacionados con el evento y los especiales JLA y World's Finest. Está encuadernado en tapa dura, respeta el formato original y reproduce las portadas originales. Cabe señalar que ECC está reeditando la etapa de Loeb en la colección Un nuevo milenio y que en el tomo 5 (Regreso a Krypton) hay un salto entre un episodio y otro... esto se debe a que en ese hueco va Nuestros Mundos en Guerra. Es decir, en lugar de publicar el evento como parte de esa colección de Superman, ECC la ha extraído para dedicarle un tomo propio.

En cuanto a las otras dos ediciones, la de Norma es aceptable. Se centró en el material de Superman y los dos especiales omitiendo los cruces de Supergirl, etc., aunque los de Wonder Woman al menos salieron en el libro Paraíso Perdido. Consta de cuatro tomos en tapa blanda que, actualmente, se pueden conseguir a buen precio, por lo que es una opción económica para acceder al grueso principal de esta historia.

Respecto a la edición de Planeta, también es una opción a tener en cuenta. Eso sí, es una edición de bolsillo, así es que... Concretamente, salió entre los tomos 3, 4 y 5 de esta colección con el inconveniente añadido de que en el 3 hay episodios previos y en el 5 episodios posteriores, por lo que si uno quiere sola y exclusivamente la saga en cuestión tiene que pagar por otros cómics. Como Norma, aquí se incluyen los dos especiales, pero también los dos números de Wonder Woman.

Por último, decir que también salieron especiales de Nightwing, JSA, Flash, Batman, Wonder Woman, Green Lantern, Young Justice, Harley Quinn e incluso un Secret Files and Origins. De este material, el de Batman salió en la colección La sombra del murciélago (Norma) y en un Grandes Autores - Ed Brubaker (ECC). El de Wonder Woman también salió en un Grandes Autores - Phil Jimenez (ECC). El de Harley Quinn lo hizo en Noche y día (ECC). El resto, salvo error, está inédito en España. 

2 comentarios :

Carlos Tempera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Tempera dijo...

Muy buena tu reseña. Tuve en mis manos hasta el año pasado la edicion de 4 tomos de norma. Pero me deshice enseguida de ella. Una de las peores sagas de superman por mucho. DESASTRE es la palabra que define esta saga