Home » , , » [Reseña] Batman: ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado?

[Reseña] Batman: ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado?

Escrito por Raúl Peribáñez el martes, septiembre 10, 2013 | martes, septiembre 10, 2013

Guion: Neil Gaiman
Dibujo: Andy Kubert
Portada: Andy Kubert
Recopila Batman nº 686, Detective Comics nº 853
Edición española: Planeta DeAgostini, 2009. 9,95 €.

Seguro que a vosotros también os ha pasado como a mí, que algún amigo desconocedor del mundo del comic os pregunta "¿y... cómo termina Batman?". Como yo, probablemente respondéis que Batman nunca terminará: desde un punto de vista estrictamente realista, porque es un negocio, y como tal DC Comics no dejará perder una de las franquicias más rentables del mundo. Pero desde una perspectiva más romántica... la cruzada de Batman contra el mal no verá el fin porque ese es su sino. Da igual que las aventuras del Hombre Murciélago comenzaron a finales de los años 30 del pasado siglo y que hoy en día sería un anciano, da igual que es irreal que un ser humano pueda hacer todas esas proezas sin matarse en el primer salto... En algún lugar, todos los días cae la noche y todas las noches aparecerá Batman. Su aspecto cambiará cada dos por tres, sus historias serán misteriosas y apasionantes o, simplemente, infantiles y esperpénticas, la forma en que se relaciona con sus compañeros será de una forma u otra... Pero siempre será Batman. Y siempre será reconocible.

Precisamente la iconicidad de Batman es la base del relato ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado?, con guiones de Neil Gaiman y dibujos de Andy Kubert. Esta obra surgió cuando hace unos años Grant Morrison planteó una trama argumental (RIP) que llevaría a una aparente muerte de Batman. Tan avispados como siempre, en DC decidieron aprovechar la ocasión para hacer un comic que tratase precisamente sobre el fin del personaje, si bien en la práctica sería independiente de la continuidad del momento. Para redondear el homenaje, se retomó el título que le dio Alan Moore a la despedida del Superman clásico e incluso el mismo formato (un episodio de las dos cabeceras principales del personaje; en este caso, Batman y Detective Comics). Y claro, si alguien podía igualar el talento del barbudo inglés, ese era el siempre imaginativo Gaiman.

Si en ¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana? veíamos las hipotéticas últimas aventuras del Superman de la Edad de Plata y los acontecimientos que le obligaban al retiro, en este caso Neil Gaiman iría más allá: Batman no tendría un principio ni un final, sino muchos principios y muchos finales, los cuales a veces confluyen y se interrelacionan o se alejan y se diferencian. Que, si pensamos bien en ello, es exactamente lo que pasa en el mundo real: los guionistas y dibujantes van y vienen, aportan sus interpretaciones y estas influyen en otros, al menos hasta que pierden el interés de los lectores... Es un continuo cambio que DC siempre ha intentado ordenar y justificar mediante complicados eventos cósmicos (crisis por aquí, crisis por allá), cuando en realidad sería más sencillo si los propios personajes rompiesen el cuarto muro y comprendiesen su situación. Algo de eso hizo Animal Man, por cierto.

Sin caer en el farragoso homenaje, ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado? es en pleno un guiño a la historia de Batman. Se aprecian detalles procedentes de obras tan dispares como el Año Uno de Frank Miller y David Mazuchelli o la serie de televisión de los años 60, todo en un misterioso velatorio en el que Batman, en forma de fantasma, tiene que resolver el último caso: descubrir si ha muerto. Mientras él ata los cabos, su cuerpo inerte permanece en un viejo ataúd y sus conocidos relatan la forma en que Batman murió. Mejor dicho: alguna de las infinitas formas en que pudo morir. Porque en un universo sin límites, la continuidad se despliega hasta el infinito y todo vale: en un desierto Batman murió por la picadura de un escorpión, en los 50 perdió la vida saltando con una bomba contra su pecho, en la Broma Asesina el Joker rió el último... Pero no importa qué pase, que él siempre volverá. Esa es la reflexión de este bonito cuento: Batman es eterno. Estará en las viñetas, en la televisión o en el cine, pero el Cruzado Enmascarado nos sobrevivirá a todos.

0 comentarios :