Home » , , » La historia de DC Comics en España (1997-2001), primera parte

La historia de DC Comics en España (1997-2001), primera parte

Escrito por Raúl Peribáñez el martes, noviembre 05, 2013 | martes, noviembre 05, 2013

Entre 1997 y 2001 los seguidores españoles del Universo DC vivieron una de las épocas más oscuras en cuanto a la edición de estos cómics se refiere. En 1996, precisamente cuando Ediciones Zinco comenzaba a recuperarse (en los años anteriores había reducido drásticamente el número de publicaciones), la editorial se encontró en problemas con DC Comics como consecuencia de haber estado distribuyendo sus publicaciones en países latinoamericanos sin licencia para ello. El Grupo Editorial Vid, una editorial mexicana que tenía los derechos para países como Argentina o Chile, se quejó y, finalmente, la editorial estadounidense les dio la razón. Así pues, en enero de 1997 Zinco publicó su último comic, el número 2 de Batman: Blanco y negro, incluyendo además una carta de despedida de Miguel G. Saavedra, quien había coordinado las publicaciones de Zinco desde hacía más de 10 años y que era la cara visible de la empresa para la mayoría de los lectores. 
Amigos lectores
Todo lo bueno se acaba. El comic que tenéis entre las manos es el último titulo DC publicado por ediciones Zinco. Con el se cierra una etapa de asociación entre ambas editoriales que se ha prolongado a lo largo de mas de 13 años.
Resultaría complicado explicar aquí las causas que han llevado a este cierre precipitado, y posiblemente no seria ni el lugar ni el momento para hacerlo. Lo que si puedo señalaros es que el problema de fondo parte del requerimiento de DC para que se cortara de raíz la venta de los comics Zinco en Hispanoamérica. Al parecer, hay una empresa mejicana que dispone de licencia exclusiva para distribuir sus ediciones DC en todos lo países del área y, consiguientemente, dicha empresa quería hacer valer sus derechos. Por desgracia, los intentos para encontrar una solución al conflicto de intereses han sido inútiles.
El futuro de las colecciones DC en España queda, por el momento, en el aire. Varias editoriales han mostrado su interés por llenar el hueco que deja Zinco, pero habrá que esperar a ver en que acaba todo. Por mi parte solo quiero manifestar mi deseo sincero de que la editorial que recoja la antorcha tenga suerte en el empeño. Asimismo, conviene aclarar que, como consecuencia de la nueva situación creada, el crossover DC versus Marvel será publicado íntegramente por los colegas de Planeta deAgostini.
No quería terminar este artículo sin antes dar las gracias, en primer lugar, a la gente de DC. De verdad que ha sido un privilegio trabajar con ellos todos estos años. Gracias también al numeroso grupo de colaboradores Zinco, con mención especial para el traductor Ernest Riera y la rotulista, María Teresa Barreda, dos auténticos profesionales en sus respectivos campos. A Luis Vigil, el director de la línea de revistas, gracias por su sinceridad en los momentos difíciles. Y a Isabel Cobian, nuestra infatigable secretaria, gracias por aguantarme mas allá de los limites del deber. También me gustaría hacer extensivo mi agradecimiento a todo el equipo de producción, desde grafismo hasta contabilidad, porque ha sido un esfuerzo lo que ha permitido que lográramos llegar hasta aquí. Y, por encima de todo, gracias a vosotros, los lectores... el alma de Zinco. Sabed que, aunque ya no dispongamos de secciones de correo donde contestar vuestras cartas, el buzón sigue abierto para aquellos que tengáis algo que decir.
En fin, supongo que habría mucho más que añadir, pero no me queda espacio para ello. Si me lo permitís, me gustaría despedirme con unas frases de Neil Gaiman, sacadas de un maravilloso relato corto de the Sandman titulado “miedo a caer”. Es la historia de un autor teatral novel que pierde la confianza en si mismo la noche previa al estreno de su obra. En su sueño, asciende por una larga pared rocosa hasta alcanzar la cima, encontrando allí a cierta familiar figura que le ayudará a hacer frente a sus miedos: “si no trepas, no caerás. Es cierto, ¿tan malo es fracasar, tan duro es caer? A veces despiertas. A veces la caída te mata. Pero hay una tercera alternativa”.
“A veces, cuando caes, vuelas”
Hasta siempre
Miguel G. Saavedra
Tal y como apunta Saavedra, tras la inesperada pérdida de los derechos, la serie limitada DC versus Marvel -y los especiales Amalgamterminaron siendo publicados todos ellos por Planeta DeAgostini (Forum), pese a que inicialmente iban a ir al 50 % entre esta editorial y Zinco, tal y como habían hecho las propias Marvel y DC en EEUU. Es más, así es cómo se pudo ver anunciado en algunas publicaciones de Planeta. Al respecto, el propio Saavedra dijo lo siguiente en Superman nº 29 (mayo de 1996):

... que no tenga ninguna de que Zinco y Forum aunarán esfuerzos para publicar en España la macrosaga DC versus Marvel de la manera más coherente posible. Después de todo, si los americanos han logrado ponerse deacuerdo para llevar a buen puerto un proyecto tan ambicioso, ¿por qué no íbamos a hacer nosotros lo mismo? Es más, te diré que ya hemos establecido unos contactos previos para discutir temas como formato, promoción y fecha de salida. Respetando lo que se ha hecho en USA, Zinco editará el primer y último número de la serie, quedando los otros dos en manos de Forum. Y luego cada editorial sacará sus seis Amalgamas.

A la vista de todo esto, los lectores españoles comenzaron a plantearse si la propia Planeta adquiriría la licencia de DC, ahora que ya habían editado, y con éxito, este gran crossover. Sin embargo, aunque se sabe que Planeta lo intentó en repetidas ocasiones, la respuesta de DC siempre fue negativa. Sin conocer los entresijos de esos negocios, presumiblemente el problema estaba en que DC no veía con buenos ojos que sus cómics fuesen editados en España por la misma compañía que publicaba los de Marvel. Al parecer, hubo propuestas asegurando que los cómics de DC serían tratados de igual forma que los de Marvel, pero aun así no salieron adelante.

LA LLEGADA DE VID

Finalmente, el problema se resolvió de la forma más rocambolesca posible: en lugar de contar con una editorial española, DC cedió la licencia a la mexicana Vid. Oficialmente, la edición de Vid en nuestro país comenzó en agosto de 1997, que es la fecha que se puede ver en Batman nº 242, el primero de esta colección que lleva marcado el precio en pesetas. Pero antes, muchas librerías españolas ya importaban ejemplares de  las colecciones de Vid, de ahí que en la práctica muchos lectores ya estaban "disfrutando" de cómics de Batman y Superman, aunque fuese de forma precaria.

Los problemas con las ediciones de Vid se hicieron evidentes muy pronto y aun con el paso del tiempo, no se resolvieron. El más grave de todos era que, aunque los cómics venían en español, se utilizaba giros lingüisticos propios de aquellos países, los cuales sonaban excesivamente raros para un lector de España: pinche, pendejo... Luego, las traducciones eran de dudosa calidad, eso por no decir que se traducían los nombres de formas típicas para los latinoamericanos, pero peculiares para los españoles: Bruno Díaz (Bruce Wayne), Gatúbela (Catwoman), Guasón (Joker), Ricardo Tapia (Dick Grayson)... En cuanto a formatos, las ediciones eran aceptables, e incluso tenían aciertos como publicar Batman y Superman en comic book, salvo por algunos arcos argumentales que salían directamente en tomos. Sin embargo, había detalles que iban contra el buen gusto: un artículo podía comenzar en una página (11, por ejemplo) y continuaba no en la siguiente (12), sino en otra bien lejana (22). Otro era que Vid parecía incapaz de editar varios tomos de una serie con el mismo lomo: uno era rojo, el siguiente iba en negro, en uno indicaban el título, en otro no aparecía nada... Las secciones de correo también horrorizaban: todas, absolutamente todas, las misivas de los lectores hablaban de forma positiva de Vid, a lo que muchos se preguntaban si nadie se quejaba realmente. Entre los dibujos de los lectores que se incluían los había tan espantosos que rompía con la buena estética que tenía cómics dibujados por gente como Graham Nolan o Tom Grummett.

En realidad, Vid publicaba básicamente Batman y Superman, así que aunque tenía la licencia de todo el Universo DC, apenas publicaba algo que no fuese de estos dos personajes. JLA, Green Lantern... un tomo de Aquaman, otro de Flash y poco más. A veces también hacían experimentos, como colar tres números de Nightwing dentro de Batman, pero eran acciones esporádicas, por lo que esos títulos no salían con regularidad. Siguiendo con la tradición editorial en esos países, Vid apostaba por los personajes que en otros tiempos habían sido exitosos, como Supergirl. Curiosamente, aun en estos casos se incluían coletillas como "Superman presenta" o "Batman presenta", como si fuese a contribuir a mejorar las ventas.

Por si es poco, todos estos cómics llegaban a cada medio año, cuando Vid enviaba una enorme remesa de ejemplares para abastecer al mercado español. Debido a esto, un lector podía comprar un número de Superman y tener que esperar seis meses hasta poder leer el siguiente. La distribución sería aceptable, alcanzando incluso los kioskos de poblaciones relativamente pequeñas. Pero como la periodicidad no se correspondía con la que se seguía en los países americanos, había una sensación de inseguridad sobre si realmente se podría continuar comprando esos títulos.

Ante las insistentes quejas de los lectores españoles, las cuales nunca recibieron una respuesta formal por parte de Vid, con el paso del tiempo parecía que había un tímido intento por adaptarse a las circunstancias. Todos los cómics que llegaban a España seguían contando con la traducción de Jesús Gil Holguín y los habituales modismos locales, pero estuvo el caso de Kingdome Come, en el que se castellanizó la traducción y parecía más amigable para los españoles. Al parecer, hubo otros como Batman: La broma asesina o Batman: Asilo Arkham, pero debido a la nefasta distribución que tuvieron, estas ediciones no llegaron apenas a nadie.

0 comentarios :