Home » , » [Reseña] Clásicos DC: Batman nº 1

[Reseña] Clásicos DC: Batman nº 1

Escrito por Raúl Peribáñez el sábado, mayo 25, 2013 | sábado, mayo 25, 2013

Guion: Dennis O'Neil, Steve Englehart, Len Wein
Dibujo: Dick Giordano, Marshall Rogers
Portada:
Edición española: Planeta DeAgostini, 2009.
Contiene Secret Origins of the World's Greatest Super-Heroes (1989) y Detective Comics nº 457, 469-476 y 478-479 (1976-1978).

Clásicos DC: Batman es una colección publicada por Planeta DeAgostini en 2009, la cual debía comenzar con los episodios de Steve Englehart y Marshall Rogers y terminar con los de Mike W. Barr y Alan Davis. Curiosamente, tanto una etapa como la otra han sido editadas en ediciones de lujo, la primera por la propia Planeta DeAgostini y la otra, por ECC Ediciones. Sin embargo, todo ese material intermedio, que es la gran mayoría, ha quedado en el limbo, por lo que solo podemos disfrutar de los pocos episodios incluidos en Clásicos DC: Batman y otros publicados por Ediciones Zinco en Batman vol. 1. Una verdadera pena. La etapa de finales de los 70 y principios de los 80 es verdaderamente interesante y cuenta con autores gloriosos, como Michael Golden, Jim Starlin, Gene Colan o Don Newton, a quienes recordamos con especial cariño quienes siendo críos leímos los míticos álbumes de Bruguera o los Pocket de Ases de esta -espantosa- editorial, como también el mencionado Batman vol. 1 de Zinco.

Aprovecho que recientemente he comprado los dos primeros números para analizarlos en profunidad y que sepáis qué es lo que estáis perdiendo en todos los sentidos, tanto en lo que se refiere a los propios cómics como a la edición de Planeta DeAgostini, que también da de qué hablar. Próximamente, espero comprar los siguientes números.

El primer tomo contiene los siguientes cómics: una historia de Secret Origins of the World's Greatest Super-Heroes (1989) y Detective Comics nº 457, 469-476 y 478-479 (1976-1978). Como véis, un pequeño popurrí de tebeos.

La historia que sirve de apertura se titula El hombre que cae, publicada originalmente en un libro que contaba los orígenes de los principales superhéroes de DC Comics, y está realizada por Dennis O'Neil y Dick Giordano. Dado que fue publicado en 1989, es cuanto menos curioso que se cuele en una edición que, en teoría, debe llegar hasta el año 1987. La razón, digo yo, es que sirve para comenzar contando el origen del Hombre Murciélago, además de que está realizada por dos autores que hicieron multitud de cómics que se incluirían en Clásicos DC: Batman. Personalmente, me desconcierta un poco encontrar un tebeo que incluye referencias a Año Uno o Chamán, dos historias que desde luego no tienen nada que ver con el periodo que aquí se recopila, pero bueno... Si acaso, este comic tiene interés por que sirvió como inspiración a Cristopher Nolan para la película Batman Begins (2005).

A continuación viene Detective Comics nº 457, saltándose de nuevo el periodo editorial que debe atender esta colección, ya que fue publicado originalmente en 1976. En este caso, sospecho que la razón de incluir es que muestra la primera aparición de Leslie Thompkins y que Batman dice "Considéralo un homenaje... ¡Un recordatorio de lo que soy! De mi principio... ¡y de mi probable fin!". Y ese es precisamente el título del capítulo 574 (1987), con Mike W. Barr y Alan Davis com autores y que, seguramente, debía ser el fin de Clásicos DC: Batman.

A partir del tercer episodio contenido comienza la etapa de Steve Englehart, primero con dibujos de un novato Walt Simonson y después con un estelar Marshall Rogers entintado por Terry Austin. Es la etapa del "Batman definitivo", como se conoce popularmente. Tampoco hay que exagerar, siendo sinceros. Son unos cómics que causaron gran sensación en su momento, pero que vistos hoy en día dificilmente pueden sorprendernos. El hecho de que durante varios episodios desfilen un villano detrás de otro lo hemos visto en varias ocasiones (Silencio, por ejemplo), o que Bruce Wayne tiene una relación sentimental que se trunca por culpa de ser Batman... Es más, esta etapa fue adaptada a televisión en Batman The animated series, así que a todos nos sonará sí o sí. La gracia está en que muchas de esas ideas se vieron por primera vez en estos cómics, así que desde el punto de vista histórico son muy importantes. A mí me gustan especialmente los del Joker, que sí que me parecen muy buenos. Pero la historia con el Dr. Fósforo, por ejemplo, me parece insufrible.

Luego, la edición ignora un episodio (el 477) para seguir con dos capítulos aun dibujados por Rogers, pero con guiones de Len Wein y entintado de Giordano. Que, por cierto, el arte final cambia mucho de tener tintas de Austin a de Giordano, para mi gusto a peor. El mencionado número 477 no está incluido porque Planeta DeAgostini recurrió al recopilatorio USA, Strange Apparitions, el cual no contaba con ese episodio porque no está considerado como parte de esta etapa. Lo sorprendente es que si revisamos dicho comic, es verdad que Wein y Rogers solo se ocupan de las primeras páginas... pero es que en ellas vemos el encuentro entre Batman y Rupert Thorne, explicándose además que Hugo Strange ha muerto y vuelto en forma de fantasma. Vaya, que continúa en pleno con la trama argumental abierta por Englehart. Y el resto del comic, aunque ya va a su bola, está escrito por Marv Wolfman y dibujado por Neal Adams y Dick Giordano. ¡Vamos, un material imprescindible! Entiendo que para Planeta DeAgostini era más fácil tirar del recopilatorio americano y no complicarse la vida, pero se hubiese agradecido un esfuerzo extra por incluir ese episodio. Ese tipo de detalles son los que dignifican una edición.

Clásicos DC: Batman nº 1 (PdA).
A la izquierda, la portada finalmente publicada.
Por otra parte, me incomoda que no se incluyen las portadas originales de ninguno de estos cómics, solo la del recopilatorio Strange Apparitions y la del número 457, que es la que ilustra el propio tomo. Sí, es verdad que vienen varios artículos e incluso un texto de Steve Englehart, pero... que sobren páginas y las dediquen a publicidad cuando podrían poner ahí las portadas originales, me parece un delito. A favor, hay que decir que el diseño de esta colección es muy superior al de otras de Clásicos DC, que durante casi toda su vida editorial sufrió unos diseños espantosos. Me gustan los detalles que lucen las cubiertas, la maquetación de los artículos... En este sentido hay que añadir que, al principio, esta colección aun debía tener los diseños habituales en los Clásicos DC, pues en Internet se publicó una portada que tenía la maquetación típica hasta entonces. A todo esto, el detalle de usar ESE logotipo de Batman me parece un grandísimo acierto. Nostalgia al poder.