Home » , » [Reseña] Fábulas: Tierras Natales

[Reseña] Fábulas: Tierras Natales

Escrito por Raúl Peribáñez el martes, mayo 07, 2013 | martes, mayo 07, 2013

Guion: Bill Willingham
Dibujo: Mark Buckingham, David Hahn y Lan Medina
Portada: James Jean
Edición española: Planeta DeAgostini, 2007. 12,95 €.
Recopila Fables nº 34-41

Siguiendo con la lectura de Fábulas, ahora toca Tierras Natales, donde encontramos dos historias radicalmente distintas pero importantes igualmente. Para empezar tenemos dos episodios en los que Jack -de quien ya hace unos cuantos episodios que no sabíamos nada- sigue fiel a su personalidad e intenta conseguir el éxito mediante todo tipo de tejemanejes. En esta ocasión, su plan es viajar a Hollywoord e ir establecido contactos hasta poder montar su propia productoria de cine y rodar tres películas de fantasía protagonizadas por, casualidades de la vida, el Jack de los cuentos. Por otra parte, está la aventura en cinco episodios que devuelve la atención sobre Chico Azul y su regreso a las Tierras Natales para encontrar a su querida Caperucita Roja. Cabe señalar que esta es la primera que podemos ver las Tierras Natales en directo y no mediante flashbacks. Por si es poco, este viaje termina con el encuentro entre Chico Azul y el mismísimo Adversario, el misterioso enemigo por el que las fábulas tuvieron que emigrar a nuestro, las Tierras Mundanas. Atentos a la revelación de quién es el Adversario. A todo hay que añadir un pequeño interludio donde se introduce el personaje de Mowgli, a quien se le encomienda la misión de buscar al ausente Lobo.

Como suele ser habitual en Fábulas, los guiones de Bill Willingham son funcionales: sin grandes alardes creativos, pero tremendamente entretenidos. El problema también habitual es que Mark Buckingham no es precisamente un dibujante rápido, así que de los ocho episodios que contiene este libro él "solo" se ocupa de cinco. Es un mal necesario, qué le vamos a hacer. La pena, a decir verdad, es que sus sustitutos parecen artistas noveles y claro, la diferencia se nota excesivamente.